Médicos del Mundo Argentina MDM INTERNACIONAL
PRENSA | OPINION | LINKS | CONTACTO
buscar
  NOSOTROS MDM EN ACCIÓN RED INTERNACIONAL CÓMO COLABORAR INFORMES - ESTUDIOS DONAR TRANSPARENCIA Y DONANTES
Opinión

12 de Enero de 2015

5 años del sismo en Haití:
Reflexiones de la cooperación Sur-Sur y el cambio de época

Gonzalo Basile Por Gonzalo Basile **
Desde Puerto Príncipe, Haití

La crisis internacional alojada en el Norte geopolítico con destrucción de derechos de ciudadanía, mercantilización de la vida y aceleración desenfrenada de acumulación del capital no es tan sólo de dimensiones económicas, políticas o socio-culturales. También hoy está en el centro del debate crítico el modelo de "Ayuda Oficial al Desarrollo" (AOD) y el paradigma de cooperación internacional tradicional de corte "Norte-Sur". Resumidamente en gran medida este modelo de "ayuda" del Norte se dedicó a exportar un modelo monocultural de desarrollo al Sur, a imponer agendas geopolíticas de los intereses de los Estados centrales cooperantes, grupos económicos y abrir mercados incluyendo la exportación de industrias-producciones sucias, como también a instalar un recetario de supuestas "expertises" que emanan de agencias de cooperación (USAID como la más emblemática), organismos multilaterales que instalan reformas regresivas en desmedro de los derechos sociales de los pueblos(Banco Mundial y BID como caras visibles) y algunas ONGs internacionales portadoras de verdades absolutas asociadas a esta profundización de la "dependencia" externa que solemos llamar "Onegeismo" y que criticamos con razones aunque a veces existan generalizaciones erróneas. Asumiendo que todo lo que viene de "afuera" es superior y producto del conocimiento "científico" y cierta "seriedad tecnocrática". Sin duda, para muchos que trabajamos en la salud internacional y la acción humanitaria consideramos esto parte de la reproducción de un sistema-mundo neocolonial que arrasa con nuestros saberes, conocimientos, historias, naturaleza, vidas del Sur. Sudamérica como parte central de América Latina y el Caribe, a partir del ciclo de políticas anti-neoliberales de recuperación de la esfera pública y el Estado como actor central, combate a la pobreza-inequidades y progresiva desfinancierización de nuestras economías, comienza a transitar el camino de dejar de ser "receptores" de cooperación AOD para ser cooperantes internacionales. Así se abren las posibilidades creativas de cómo construir una nueva cooperación internacional Sur-Sur (que no sea tan sólo comercial-económica) de claro corte de autodeterminación y protagonismo de los pueblos, de una cooperación de Estados con sociedad civil ya que debemos aprovechar la cooperación técnica pública con las sinergias complementarias con movimientos sociales latinoamericanos de la sociedad civil (universidades, movimientos sociales, ONGs, sindicatos, otros) para construir una praxis cooperante de nuevo signo con participación popular, equidad de género y diálogo intercultural.

Haití, caso emblemático: UNASUR pionero de nueva cooperación Sur-Sur
En el año 2010, posterior al sismo más importante de su historia con un impacto de más de 200.000 de muertes, 500.000 heridos donde 10% recibieron heridas discapacitantes y más de 2 millones de afectados sin hogar y desplazados, la Presidencia Pro-Témpore del UNASUR en manos del ecuatoriano Rafael Correa junto al novel Secretario General de UNASUR de ese momento Néstor Kirchner deciden impulsar la apertura de una secretaria técnica de cooperación en Haití, financiada y apoyada por la región Sudamericana, centralmente por la República Argentina. Desde nuestras agendas Haití como un caso quizás paradigmático de esta crisis de la cooperación internacional tradicional generadora de dependencia, militarización y (mal)desarrollo y de los desafíos de la cooperación Sur-Sur frente a este escenario en el país. Muchas veces incluso pareciera que incluso hubo y hay un ejercicio permanente de "extirpar" Haití de nuestro continente latinoamericano, a pesar de su historia independentista y de solidaridad con América Latina incluso proveyendo apoyo a los libertadores Bolívar y Miranda. En los últimos tiempos quizás se presta más atención a los debates sobre la militarización humanitaria en Haití, a la supuesta "violencia" y las inestabilidades políticas por la fragilidad institucional pública consecuente de una historia de intervenciones extranjeras matizada con dictaduras sangrientas y Golpes de Estado, pero increíblemente por otro lado se "invisibiliza" en ese debate lo que hoy la cooperación Sur-Sur desarrolla contra-hegemónicamente en el país hermano caribeño. Y los ejemplos de buenas prácticas de una cooperación Sur-Sur emancipatoria son muchos y de impacto social, económico y sanitario. El fortalecimiento del Estado con participación de la sociedad civil haitiana protagónicamente, van desde la experiencia de la única oficina de cooperación de UNASUR (apoyada por Argentina) en el continente con el desarrollo de programas de salud colectiva en fortalecimiento al combate al cólera, endemias y a las políticas del Ministerio de Salud Pública y Población de Haití-MSPP (junto a Médicos del Mundo y la Brigadas de Cuba), de promoción de la seguridad alimentaria (con programa Pro-Huerta/Argentina) de agroecología para miles de familias en situación de malnutrición/desnutrición y de acceso a la justicia apoyando a las víctimas en los juicios contra el dictador Duvalier(hijo) en la labor inconmensurable de nuestro querido Rodolfo Mattarollo, o bien, el impresionante accionar del ALBA (Venezuela-Cuba) con 10 Hospitales comunitarios CDI de atención sanitaria, los más de 1000 médicos haitianos/as formados en la ELAM-Cuba como el trabajo en soberanía alimentaria con los Sin Tierra de Brasil, o Ecuador con su labor en infraestructura básica y programa Espejo sobre detección y atención de la discapacidad, Cascos Blancos(Argentina) ayudando en control bromatología a los comedores escolares del sistema educativo, o Brasil con una cooperación tripartita al MSPP en nuevo sistema de información epidemiológica y construcción de un laboratorio nacional, 3 hospitales de Atención Básica, y podríamos continuar detallando los avances, logros y aportes de esta cooperación que construye desde una relación de co-gestión y respeto a la soberanía popular. La cooperación tradicional en una conferencia en Nueva York prometió en aquel 2010 unos 10.000 millones de dólares para la reconstrucción de Haití, sólo se cumplieron menos del 40% de esos fondos. Como el cuento de Alan Poe sobre la muerte de Valdemar, esa lógica y modelo de cooperación tradicional aún dominante "fracasó", aunque aún no lo sabe.

La cooperación del UNASUR en Haití apoyada por Argentina en Salud Internacional y medicina social permitió:

  • Construcción de 1 Hospital en Corail denominado "Néstor Kirchner" y de 1 Centro de Salud de atención primaria, ambos a cargo de las Brigada Médica Cubana en Haití.
  • Construcción de 3 Centros de Salud comunitaria donde se atienden a más 20.000 familias y fortalecimiento de las redes y sistemas comunitarios con 450 Agentes de Salud locales, a cargo de Médicos del Mundo.
  • Implementación del programa Pro-Huerta de huertas agro-ecológicas en todos los departamentos del país.
  • Las acciones de los Equipos de Salud de la Familia de Médicos del Mundo para atención primeria de la salud junto al Ministerio de Salud Pública y Población de Haití y la OPS/OMS para eliminación de la epidemia de Cólera y otras endemias como Malaria, Chikungunya, Dengue, Filariosis, Tifoidea y otras enfermedades prevalentes y la gestión de riesgos desastres.
  • Promoción de derechos y salud sexual y reproductiva con una Centro de la Mujer Rural en la frontera Haití-Dominicana para las mujeres campesinas migrantes y dominicanas-haitianas.

En las venas abiertas de América Latina y el Caribe comienza a recorrer un cambio de época. Complejo, con tensiones y desafíos creativos. Está claro que debemos esforzarnos por demostrar en nuestra praxis que una cooperación internacional Sur-Sur es posible y necesaria. Que nuestras diplomacias comprendan las implicancias de la construcción de un nuevo paradigma de cooperación sin repetición de viejas recetas con nuevos nombres. Que estos esfuerzos regionales no pueden ser abandonados espasmódicamente por "prioridades" nacionales porque no son contradictorios, sino parte de nuestras realidades, historias y solidaridades comunes. Que se fortalezcan capacidades institucionales de los Estados y actores sociales populares para que cada país amplié su potencia autónoma de construir el modelo de desarrollo con calidad de vida saludable justo y equitativo para su pueblo. La trama está abierta. La historia no termino.


Fuente: Construcción de 3 Puestos de Salud comunitaria en Haití en zonas rurales y de montaña

 


Fuente: Talleres preventivos-promocionales en combate al Cólera

 


Fuente: Red comunitaria de Agentes de Salud y GIRD

 


Fuente: Formación de 450 Agentes de Salud comunitarios para Ministerio de Salud pública de Haití

 


Fuente: Jornadas de Atención de Equipos de Salud de la Familia

 

** Presidente Honorario y Coordinación regional América Latina y el Caribe Médicos del MundoLatina y el Caribe de Médicos del Mundo.

Campaña Destacada
Ayudá a quienes sobreviven en situación de calle
BUSCAMOS VOLUNTARIOS
Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter SEGUINOS EN
FACEBOOK
Y TWITTER
Canal MDM en YouTube CANAL MDM-AR
EN YOUTUBE
Debates - Nuestra Opinión
 

Suscríbase al Newsletter

* indicates required
INICIO  
  Sobre Nosotros
- Misión
- Cómo nació MDM
- Cómo se financia
- Autoridades
MDM en Acción
- Nuestro Compromiso
- Campañas
- Red Internacional
- Cómo Colaborar
Donar
Transparencia y donantes
Prensa
Informes-Estudios
Links
Contacto
Médicos del Mundo Argentina
Alberti 36 (C1082AAB)
Ciudad de Buenos Aires / Argentina
Tel/Fax: (5411) 4954-0080
MDM INTERNACIONAL